Relieve para el paso procesional de la Oración en el Huerto del municipio gaditano de La Línea de la Concepción. La escultora e imaginera prosigue así un proyecto escultórico iniciado en el año 2017 con el relieve de la Resurrección de Cristo y los bustos de San Juan Evangelista y San Mateo, y continuado en los años sucesivos con los relieves de la Piedad y la Epifanía y dos cabezas aladas de querubines (2018) los relieves de la Entrada en Jerusalén y la Sentencia y los bustos de San Marcos y San Lucas (2019) y el relieve de la Tercera Caída de Cristo camino del Calvario (2020).

En este caso, el programa iconográfico de la vida de Jesús continúa con el relieve del Bautismo de Cristo, una pieza que debería de haberse estrenado en la Semana Santa de 2021, pero la suspensión de todas las procesiones por la pandemia derivada de la COVID-19 lo hizo imposible.

En una acertada decisión por parte de la Venerable Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús en la Oración en el Huerto y María Santísima del Amor y del Rosario en sus Misterios Dolorosos, el 30 de julio de 2021 se presentase al menos el relieve públicamente para que los hermanos, devotos y cualquier interesada o interesado pudiera contemplarlo al detalle.

A diferencia de lo habitual, el nuevo relieve no se limita a Jesús y San Juan Bautista, sino que se halla integrado por más personajes, lo que dificulta más su ejecución dentro del marco tan reducido que ocupa en un paso neobarroco tallado por Francisco Verdugo siguiendo un diseño del afamado artista, recientemente fallecido, Antonio Joaquín Dubé de Luque, quien fue autor de las dos imágenes titulares de dicha cofradía de La Línea y colaborador muy directo en los diseños tanto del paso de palio como del nuevo paso para el misterio.

Por tanto, junto a Cristo y su Precursor, aparece Dios Padre con la paloma que simboliza el Espíritu Santo posada en su hombro y un arcángel de rodillas adorando la escena. De este modo, se incide en la unión con la Santísima Trinidad que conlleva un ritual que resultó glorioso e increíble, pues entre otras cosas con el Bautismo de Jesús se inicia su ministerio público.

Los textos del evangelista Mateo narran que Jesús llegó a la orilla del río Jordán procedente de Galilea, y allí pidió a su primo Juan que le bautizara. El Bautista protestó y dijo que es el quién debería recibir semejante gracia por parte de Jesús. A ello Cristo le respondió: "Déjame ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia" (Mt 3, 15). Juan procedió y el espíritu de Dios, representado en este caso por las otras dos figuras de la Santísima Trinidad, descendió sobre Jesús al tiempo que una voz decía: "Este es mi hijo amado, en quién me complazco" (Mt 3, 17).


© Encarnación Hurtado Molina. Todos los Derechos Reservados.