Últimas piezas para el programa iconográfico sobre la vida de Cristo que conforma la decoración escultórica del paso procesional del Santísimo Cristo de la Bondad en su Entrada Triunfal en Jerusalén (Hermandad Sacramental de la Borriquita) del municipio sevillano de Alcalá de Guadaíra. Este proyecto realizado entre 2014 y 2021, ha constituido uno de los más ricos y complejos de la trayectoria de Encarnación Hurtado en cuanto a la temática del relieve.

Una de las obras representa a Cristo como Juez Universal. El Cordero de Dios aparece con los estigmas de su martirio, bajo el velo aún de su condición de víctima, pero al mismo tiempo como Rey mesiánico, vencedor y dueño absoluto que, precisamente, por su humillación y sacrificio, llega también a la cumbre de la gloria, conjugando así el testimonio de San Juan Bautista, que figura flanqueando a Jesús junto a la Virgen María.

Completan la escena la cabeza alada de querubín a modo de escabel del Mesías, un alma humana que se somete a su divino juicio y el arcángel que lo presenta a las plantas del Juez Universal. Este último, sentado sobre su trono celestias, aparece con el torso desnudo y los brazos abiertos con las palmas extendidas, lo que subraya su doble papel de Siervo de Yahvé y Justo Juez o Vengador de los Justos, que vivirán cerca de Él después de su Resurrección.

El segundo relieve insiste también en la omnipotencia de Cristo y lo muestra como Rey de Reyes, en una composición que recuerda la majestad del Pantocrátor medieval. Frente al movimiento del episodio anterior, en este caso prima la simetría, quedando enmarcada la figura de Jesús, sentado y bendiciendo, por un rompimiento de nubes del que emergen cuatro cabezas de querubines, con las alas policromadas al igual que la anterior.

En su mano izquierda el Rey de Reyes sujeta un libro con la leyenda escrita en latín "EGO SUM LUX MUNDI" ("YO SOY LA LUZ DEL MUNDO"), recogida por Juan en su evangelio y que alude a la suprema realeza del Maestro, cuya señorial silueta centra toda la cartela, siendo una obra que reinterpreta en su contexto penitencial los modelos bizantinos en los que Cristo se halla vestido con unos ropajes sacerdotales ricamente bordados.


© Encarnación Hurtado Molina. Todos los Derechos Reservados.