Intervención de la escultora en el Guion de la Caridad para la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sed, con sede en la Parroquia de la Inmaculada Concepción del barrio sevillano de Nervión. Hablamos de una bella y singular insignia, encargada por un grupo de hermanos de la referida corporación de penitencia, en cuya ejecución también han participado Fernando Marmolejo (orfebrería) y Jesús Campos (bordados en oro).

El trabajo de la artista ha abordado la parte escultórica de la pieza: el relieve, los arcángeles y el modelo para el pelícano -animal que simboliza el sacrificio de Jesús- del remate de la vara que sustenta la insignia, una obra que Marmolejo se encuentra cincelando en plata de ley, como el resto de la orfebrería del guion. El relieve y los arcángeles han sido realizados en madera de cedro, dorados en oro fino y estofados al temple.

El relieve representa principalmente la virtud teologal de la Caridad, simbolizada en una opulenta matrona que, sentada, amamanta a un niño. Otros dos niños aparecen portando los atributos de la Fe y la Esperanza, a modo de sacra conversación con la matrona, de forma que el guion recoge las tres virtudes teologales, llamadas así porque se refieren a Dios mismo, a diferencia de las virtudes humanas cardinales cuyo objeto no es Dios de manera inmediata.

La escena se sitúa en un espacio abierto, en un extremo se ubica una fuente de agua viva -en alusión a las palabras recogidas por San Juan en su evangelio: "si alguno tiene sed que venga a mí y beba" (Jn 7, 37)- y en el otro extremo vemos un paisaje marítimo con un barca de pescadores faenando, atributo de la Dolorosa de Consolación Madre de la Iglesia, titular mariana de la Hermandad de la Sed. La puerta de la Parroquia de la Concepción se utiliza como base de este Guión para enmarcar la representación de la Caridad.

Respecto a los dos arcángeles, se hallan revoloteando sobre el marco que sirve de base y soporte del elemento escultórico central constituido por dicho relieve, flanqueando con las alas abiertas el moldurón de orfebrería en el que podemos leer, resaltado en letras doradas, el término "CHARITAS", traducción latina de la Caridad, virtud teologal considerada el resumen de las tres y la más importante de todas ellas.

Todas las piezas escultóricas del guion, donado como un reconocimiento de la Ciudad de Sevilla a la obra asistencial de la Hermandad de la Sed, muestran la exquisitez y el esmero típicos del estilo de la autora. Mientras que en la parte delantera vemos el relieve de la Caridad, en la trasera figura la frase "Tuve sed y me disteis de beber", extraída del evangelio de San Mateo, todo ello bordado en hilo de oro por Jesús Campos.


© Encarnación Hurtado Molina. Todos los Derechos Reservados.