Obras que forman parte del interesante y complejo proyecto escultórico realizado por la artista para la Venerable Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús en la Oración en el Huerto y María Santísima del Amor y del Rosario en sus Misterios Dolorosos, con sede canónica en el templo de San José del municipio gaditano de La Línea de la Concepción.

Se trata de dos relieves para las cartelas del paso procesional -uno de ellos recrea el pasaje de la Adoración de los Magos (Epifanía) y el otro el de la Piedad-, así como dos cabezas aladas de querubines. Todo ello ha sido labrado en madera de cedro, tallada, policromada, dorada y estofada.

Cada una de las cartelas, realizadas al igual que el resto de las andas por el tallista Francisco Verdugo siguiendo un diseño del pintor e imaginero sevillano Antonio Dubé de Luque, se remata con bustos de los evangelistas; San Lucas en el caso de la Epifanía y San Mateo en el de la Piedad o Sexta Angustia.

Cada relieve se halla integrado por un numeroso grupo de personajes, lo que ha dificultado aún más su resolución dentro de un marco tan reducido. En el caso de la Epifanía se halla compuesto por la Trinidad Terrena adorada por los tres magos, a los que hay que sumar dos niños pajes que les ayudan a cargar con sus presentes.

Respecto al relieve de la Piedad, se halla compuesto en su mayoría por entrañables figuras angélicas que consuelan a María mientras recoge amorosamente al Hijo muerto. Los dos arcángeles se disponen a amortajar con suma delicadeza el cuerpo de Cristo, pero especialmente conmovedores son los dos angelitos: uno de ellos se chupa el dedo, en actitud propia de los infantes tratando de calmarse, mientras sobre la cabecita del otro descansa la mano inerte de Jesús.

En todas las piezas, además de su terminado detallismo, llama la atención el gusto por la inventiva y por la grácil sensualidad que posee la escultora utrerana, herencia de un estilo que mezcla la grandiosidad del barroco con la anécdota mundana del rococó, corrientes ambas que no cesan de inspirar los usos y costumbres andaluzas.


© Encarnación Hurtado Molina. Todos los Derechos Reservados.