Escultura de vestir realizada para una colección particular de un municipio de la provincia de Sevilla. Se trata de una talla en madera policromada de pequeño formato (mide entre 65 y 70 cm de altura) inspirada en la venerada imagen procesional de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, titular de la archicofradía sevillana del mismo nombre.

Jesús Campos ha sido el encargado de confeccionar la túnica y la ropa interior de esta estatuilla que reproduce fielmente tanto la fisonomía como la composición del magistral Nazareno labrado en el taller de Juan Martínez Montañés. Un encargo que no es novedoso para la artista y que otra vez resuelve satisfactoriamente.

Esta copia de la imagen montañesina, relacionable con la obra del maestro de Alcalá la Real y su taller en el Monasterio de San Isidoro del Campo (Santiponce), capta la mezcla de serenidad clásica y profundo sentimiento barroco que posee el original, una espléndida efigie que responde a la teología cristológica y la pastoral postridentina.


© Encarnación Hurtado Molina. Todos los Derechos Reservados.