Estos relieves para la popular Archicofradía de la Palma (Cádiz) han sido modelados como primera fase de un conjunto de ocho escenas para la decoración escultórica del paso de misterio, realizado por el tallista sevillano Antonio Martín, en el que procesiona la venerada imagen del Santísimo Cristo de la Misericordia.

Se trata de tres piezas de pequeño formato, en altorrelieve, labradas con la extraordinaria minuciosidad que caracteriza este tipo de creaciones de la artista. Pasamos a describirlas a continuación; una de ellas se basa en un relato milagroso de la ciudad y las otras dos muestran una iconografía tomada del Antiguo Testamento:

 

Exaltación de la Santa Cruz
El relieve central representa el llamado "milagro de las aguas" ocurrido en Cádiz tras el terremoto sufrido en el año 1755. La imagen de la Virgen, majestuosa y acompañada de un séquito de ángeles, utiliza la cruz (Lignum Crucis) como instrumento divino para impedir que las enormes olas del embravecido mar destruyan la ciudad. La cartela, llena de movimiento y personajes ataviados con ostentosos ropajes como las otras, incluye el escudo de Cádiz.

La caída del maná del cielo
Los israelitas se disponen a recoger en cestos el maná enviado por Dios, simbolizado a través de la figura del Padre Eterno, en presencia de su líder espiritual Moisés, tal y como narra el Éxodo (Ex 16 1-36). Una de las mujeres reza emocionada al cielo en señal de agradecimiento. Lo que es un fenómeno natural se espiritualiza pasando a palabra de Dios. El maná es el alimento que se da al pueblo de Israel como recompensa a su triunfo ante los opresores.

Abraham y los ángeles
La escena se halla recogida en el Génesis (Gn 18 1-33) y muestra al patriarca adorando en su casa a los tres ángeles que se manifiestan para anunciarle el embarazo de su esposa Sara, en lo que ha sido interpretado por los teólogos como una parábola de la gracia de Dios para con los justos. Este pasaje fue popularizado por pintores como Tiépolo, cuya dinámica composición piramidal conservada en el Museo del Prado se traslada a los modelos del barroco sevillano.


© Encarnación Hurtado Molina. Todos los Derechos Reservados.