La autora reproduce con gran fidelidad la imagen de Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, una talla anónima en madera de cedro policromada perteneciente a la escuela sevillana de la segunda mitad del siglo XVII. El original es uno de los titulares cristíferos de la popular Cofradía del Valle de la capital hispalense.

La copia ha sido modelada en terracota policromada al óleo, con una altura de 64 cm. Aunque el encargo se ha hecho para representar la iconografía de Cristo Cautivo, el cliente ha especificado que se inspirara en el mencionado Nazareno de la Hermandad del Valle, por lo que la zancada es mucho mas reducida y el giro que muestra hacia la Santa Mujer Verónica es levemente menos pronunciado con respecto al original.

Pese a figurar maniatado por delante del cuerpo, la artista de la localidad sevillana de Utrera le ha colocado brazos articulados y le ha tallado una corona de espinas, por si en alguna ocasión fuese recreado como Nazareno.

El dolorido semblante del Varón, de carnaciones atezadas, posee el entrecejo en forma de uve, los ojos y las pestañas policromados en la madera, perfil semítico y labios resecos y dialogantes. El rostro, de estirpe mesina, muestra barba de ensortijados rizos y cabellera trabajada mediante masas más lisas y apelmazadas, conforme a los cánones roldanescos. Los músculos del cuello se hallan muy resaltados por la postura ladeada que adopta.

La pequeña pieza, de vestir, ha sido labrada para la colección particular de D. Francisco Manuel Delgado Aboza. Sus ropas han sido confeccionadas por Jesús Campos Montes, quien también ha sido el encargado de vestirla.


© Encarnación Hurtado Molina. Todos los Derechos Reservados.