Réplica a pequeño formato de la Virgen de la Oliva, venerada en el municipio sevillano de Lebrija. La obra original mide 183 cm y es una de las creaciones más celebradas del artista granadino Alonso Cano, quien también llevó a cabo el resto de esculturas del retablo donde se halla entronizada.

Se trata de una reproducción bastante conseguida de la primitiva, imagen mística y sensual, a la vez que espiritual y física. El modelo deriva de las tallas marianas de Jerónimo Hernández, aportando Cano la característica silueta de ánfora y la distribución de los pesados ropajes en curvas que envuelven suavemente la figura.


© Encarnación Hurtado Molina. Todos los Derechos Reservados.