Dolorosa de vestir, realizada en madera de cedro con una altura de 165 cm. La imagen, que data del año 2004 y es conservada por la autora en su colección particular, fue exhibida en la tercera edición de la Bienal Nacional de Escultura Religiosa, celebrada en el municipio sevillano de Espartinas.

Considerada como una de las mejores creaciones marianas de Encarnación Hurtado, muestra al espectador su profunda aflicción a través del marcado ceño en forma de uve, los anhelantes labios, el cuello fuertemente crispado y las cinco lágrimas de cristal que surcan las encarnadas mejillas.

La composición se halla a medio camino entre los modelos sevillanos y granadinos. La mirada cabizbaja y cierta ausencia en el gesto acentúan el patetismo. Las manos de la Señora, extendidas, portan los atributos populares de esta iconografía, a los que se suma el puñal prendido en su pecho como símbolo de la profecía del anciano Simeón.


© Encarnación Hurtado Molina. Todos los Derechos Reservados.